Sinopsis de  But I’m A Cheerleader

Unos padres con sospechas envían a su hija adolescente a un centro de rehabilitación para ser curada de su lesbianismo.

Megan (Natasha Lyonne, ‘American Pie’, ‘Orange is the new black’) es una chica norteamericana, es animadora, es la novia del capitán de fútbol, etc. Todo lo que una chica popular de instituto podría soñar, pero tiene un problema, no le gusta besarse con su novio ni tener mucho contacto físico con él, sin embargo, con sus compañeras es todo lo contrario, le encanta abrazarlas y ser excesivamente cariñosa con ellas. Además, en su taquilla sólo tiene fotos de chicas y esto despierta dudas y rumores sobre su orientación sexual.

Sus padres y amigos llegan a la conclusión de que debe ser homosexual y deciden enviarla a un campamento de «reorientación sexual» donde aprenda a seguir el camino recto que se espera de una chica como ella. ¿El campamento cumplirá con éxito volver a Megan heterosexual o acabará sucumbiendo a los encantos de su preciosa compañera Graham?

La mejor escena